Reseña

Copa caliente

Para Santos, las opciones de calificar en el torneo normal, existen, pero las veredas se cierran. Entonces, como platillo de segunda mesa, aparece la semifinal de la Copa que puede servir para brindar algo atractivo y medio componer lo torcido. El compromiso de esta noche tiene un tinte distinto, no sólo por ser contra Tigres y de visita, sino porque pudiera convertirse en bálsamo para el momento. Los amarillos no están en la misma situación porque se encuentran encaminados fuertemente a estar en la liguilla.¿De qué le sirve al Santos ganar esta noche? Las penas, con pan, son menos. Ahí está la clave para revitalizar al organismo, rumbo a los siguientes tres partidos. Ha llegado el momento (insólito) de darle su lugar y valor a la muy despreciada Copa, porque además se aprecia como duelo regional, lo cual tiene su encanto. Se acaricia otra alternativa, capaz de regenerar estímulos y remover escombros, que sólo han traído división entre equipo y afición; y no por culpa de la gente.Esta noche, se va a necesitar serenidad para aceptar lo que no se pueda cambiar; una mala decisión arbitral. Carácter para modificar lo que se pueda; presionar al rival en todo lugar del campo. Sabiduría para entender que de visita se debe actuar mejor porque el torneo se ha ido desperdiciando. Ajustarse a las condiciones de la noche significa que la casa arde en su volcán, por eso la copa está caliente. Siempre le ha sido complicado a Santos meterse al Universitario. Ha actuado bien, pero sin cierta dosis de fortuna para vencer a los felinos. Hoy tiene otra prueba con la posibilidad de brindar. Beber la copa, a esta instancia, adquiere otra dimensión, no desconocida pero sí olvidada. Las “semifinales” (de cualquier tipo) han sido una piedra en el zapato lagunero. Hoy se presenta idéntica oportunidad para recomponer el destino anímico. La Copa invita a festejar algo.