Reseña

Conviene que mañana pierda México

Los que siguen pensando que es necesario tener “perfil” (palabrita que aborrezco) para ser entrenador de la Selección Mexicana, ya se pusieron molestos porque no admiten al colombiano que dirigirá a México. Siguen creyendo en nombres ideales. Todos los entrenadores del mundo, son buenos y todos son malos.

Doy dos ejemplos. Los que creían que Bielsa es un enorme, en 2002, mundial de Korea – Japón, al frente de Argentina no pudo pasar a la siguiente ronda.Capello, al frente de Rusia en el mundial 2014, tampoco pudo pasar a la siguiente ronda, era el que más cobraba en el mundo, allá será el próximo mundial, y lo acaban de echar. ¿Acaso tendrán “perfil” para dirigir a México? Si usted responde afirmativamente,  lo vuelvo a interrogar.

¿Por qué fracasaron en los casos que le he expuesto? Juan Carlos Osorio es igual a todos; igualito.

Que se le adelantó a Guillermo Cantú, pues sí.

Sirve para valorar quién es el nuevo jefe de la oficina mexicana.Tantos atropellos y anomalías de jugadores extranjeros existe en nuestro país, que lo más conveniente es que mañana pierda México contra Estados Unidos, que no acudan a la Confederaciones, que Ferreti se dedique a la farsa de sus Tigres, y “Memito” más Baños y un amplio sector de la prensa nacional, se limpien los ojos.

No podemos admitir incongruencias y que el futbol, saque una bandera falsa para acudir a eventos donde nada tiene que hacer.Los entrenadores no fracasan. Fracasan los jugadores adorados, como los “europeos” que no poseen capacidades para ser diferentes.

La Copa Oro fue, y sigue siendo, enorme confusión de virtudes y valores. Sucumbir mañana, cae bien porque es el último aviso para modificar nuestras estructuras internas, con o sin el colombiano Osorio como jefe. El ridículo lo hacen los que alabaron a Bielsa y Capello como grandes, cuando a la hora buena, han sucumbido.

Mañana será bienvenida la derrota.