Reseña

Conflicto entre voluntad humana y naturaleza

Para cualquier organización deportiva nunca ha sido fácil realizar su reingeniería. Las entradas y salidas de jugadores, obligadas o caprichosas, sensatas o sin sentido, siempre son un riesgo.

Por naturaleza, las importaciones funcionan en bajo porcentaje aunque la voluntad humana pretenda lo contrario. Traer sin haber visto a conciencia, es peligroso.El Santos del sábado tuvo en el campo de titulares, a 4 mexicanos debutados por la organización lagunera en primera división.

Eso se aplaude. Abella, Arteaga, Rivas y Sandoval, formados al interior de la institución, tuvieron el cauce santista. No es fácil realizar esto en tiempos de severa crisis. Se empató de visita, y esos cuatro mexicanos, no desentonaron. No aportan de manera muy significativa pero al menos no se equivocaron tanto como otros.Aquí es donde brota el conflicto razonado o imaginativo.

La voluntad humana tiene preferencia por el extranjero. La naturaleza también distribuye dones a los mexicanos. El balance entre tener extranjeros ineficientes y mexicanos rendidores debe favorecer a la razón, a la objetividad, no a la imposición de un muy dudoso paradigma de que lo de afuera es mejor a lo nuestro.

Con los extranjeros actuales del Santos (que son muchos) no se garantiza la salvación del equipo.

Este tema debe ser revisado desde ahora que lograron aventajarle un punto más a Morelia, Veracruz y Jaguares en la porcentual. Es un conflicto hacer prevalecer la eficiencia por encima de lo que falsamente se cree. Es trascendente saber que la naturaleza provoca capacidades, y éstas no deben ser sometidas ni despreciadas por la voluntad humana.