Reseña

El “Chorizo” no es digestivo

Para cualquier equipo, es incómodo visitar Toluca, en cualquier torneo, por más mal que anden los demonios. La casa ha tenido los siguientes resultados en su infierno, en el actual torneo.

Perdió ante Pachuca, el segundo de la competencia, por algo será. Empató ante Puebla y Atlas. Derrotó a Tigres y Sinaloa. Como apenas se aprecia, no asusta a nadie. Esperemos que el propio Santos no se espante al ver de frente al Diablo.

Los laguneros deberán llevar la bendición de los dioses por adelante. Perder – Perder, en visita seguida, se constituye en una infamia del calendario y en una tragedia para el equipo que lo sufre, si llegase a ser el caso.

Sabemos a la perfección varias cositas. Sinaloa (derrota anterior de visita) es el último de la fila, es la cola. Y también sabemos que el Demonio tiene larga cola. Entonces, el chorizo podrá ser no digestivo, nunca lo ha sido. El jocoque es digestivo pero en el infierno no existe tal alimento.

Por lo tanto, hay que entrarle al chorizo.No es digestivo el chorizo, significa que será necesario actuar con once eficientes sin que nadie se esconda. Como el partido será nocturno, se estima que habrá un enemigo menos en el campo pero la altura no desaparecerá por arte de magia. La intensidad a la cual pretenden invitarnos a considerarla, deberá ofrecerse a tope.

Las dudas seguirán existiendo y las exigencias continuarán para los verdes, o del color que quieran vestir.La encomienda (al menos) es no perder para no contabilizar un perder – perder foráneo en su haber, el cual nadie lo ha cosechado en el presente torneo.

¿Quiénes han estado en la condición de dos juegos seguidos de visita? Toluca (P, E) Puebla (G, E) Atlas (P, E) Pachuca (P, G)  Sinaloa (E, P) y ahora Santos ya lleva una “P”. Si usted se da cuenta, todos, excepto Puebla, perdieron, pero nadie perdió los dos juegos. Es el reto de Santos, no perder sus dos compromisos pegados de visita.

El dilema, peligro y enigma es que el chorizo no es digestivo.