Reseña

Cero a cero pero 5 a 5

Curioso pero atractivo fue el partido entre Monterrey y Santos. Sin saber nada del encuentro, sólo el resultado, alguien pudiera afirmar que fue insulso, aburrido, nada elocuente. Pero no. Si el marcador fue cero a cero, el resultado pudo haber terminado 5 a 5. Ambos supieron ofenderse, atacar con sentido y mucho peligro pues la fabricación de sus opciones claras y manifiestas de gol, estuvieron exhibidas para perforar la meta rival.Las 5 de Monterrey fueron, cuatro en el primer tiempo y la otra en el minuto 90. El “palo” le ayudó a Oswaldo, intervino Suazo, en una le echó mucha crema a sus tacos, y en otra la voló. Arellano pudo anotar pero Sánchez se opuso con atajada destacada. Las 5 de Santos, estuvieron repartidas; dos en el lapso inicial y las otras 3, en la parte complementaria, con gran penetración, sólo para empujar una de ellas, interviniendo el “palo” y el portero Orozco haciendo digno su trabajo.Al no haber goles, pareciera que el partido se desvanece y el análisis pierde importancia. En este caso no. Se dejaron jugar, la media cancha de ambos, permitía que cada quien hiciera lo que su inspiración le sugería, fabricaron, la estrellaron en los postes, le vieron la pupila a los porteros, se ahogaron de bondad porque el futbol estaba enriquecido. Quintero sigue fallando mucho. Cejas puede no existir y hasta es mejor. Y bendita expulsión de Calderón.La formación de Santos con tres volantes, invita a tocarle la pelota y perforarlo con facilidad. Pedro y su gente actúan a riesgo; se les comprende, es lo que hay y como está, pero a cambio tienen el poder ofensivo que puede detonar en cualquier instante. Tavarez muestra confianza e inteligencia, le dio pausa a una opción que terminó estrellándose en el palo, con tiro de Darwin. Con el empate se suma pero permite que otros equipos rebasaran a Santos, como Querétaro y Atlas. Según los gustos, el juego fue sin goles aunque con 5 opciones manifiestas por equipo.