Reseña

Carnaval, cuaresma, júbilo y tristeza

Carnaval significa fiesta, diversión, jolgorio. Cuaresma (se supone) es penitencia, ayuno, abstinencia, sacrificio. El actual Santos, en el torneo Clausura 17, ha pasado por su cuaresma y su carnaval. Ha festejado poco. Lo “invicto” pertenece más al ayuno de triunfos que a los placeres de la diversión. Hoy en la Copa contra América, tendrá derecho a preparar su copa para festejar y brindar lo que en la abstinencia de victorias, no ha podido. Seis empates son más cuaresma que carnaval.

El entusiasmo por el partido está gestando más expectativa de lo usual, por varios motivos. La Copa MX no tenía la más mínima idea de que el cierre de este grupo de equipos (América, Coras Tepic y Santos) fuera a provocar tanto carnaval. Gracias al futbol y a su organización como tal, que es capaz de abrir nuevos espacios para la diversión en el inicio de la penitencia. Lo íntimo comparte sus encantos a los extraños.

No es asunto de vida o muerte, y tampoco se trata de encender algo. La reflexión sustentada debe estar por encima de todo. El juego cobra otra dimensión, conocida y desconocida, aunque en otros tiempos, al certamen se le haya degradado por lo poco que significa. Hoy se vuelve a tratar del América, con o sin Marchesín, con o sin Peralta. Juega más la graciosa rivalidad que los personajes.

La competencia se comparte con todo el país. La nación entera, insólito, estará muy pendiente de lo que aquí suceda. El silencio no cabe porque el alboroto es prolífero, no pasa desapercibido. ¿Se atreverá Santos a ganar en este torneo devaluado, pero hoy, reconfortado? Es un enigma, como es el significado del Carnaval al lado de la Cuaresma. Acciones paganas, mundanas, espirituales y contradictorias.