Reseña

El Campeón es lugar 14

Tigres tiene derecho a estar mal. Sus “buenas” costumbres lo pueden inducir a una crisis de puntos que a cualquier equipo le sucede. Tiene el desafío de salir del húmedo e incómodo lugar 14. Ya van cinco jornadas y se le obliga a usar su inventiva (si la tiene) para reaccionar. El día, nace de la noche obscura. Del lugar 14 puede brotar el campeón para posicionarse donde le agrade. No es tema de tiempo, es asunto de capacidades.

Los descubrimientos y las grandes estrategias han surgido de precarias ocasiones. Lo escaso, convoca a la reacción para poder obtener lo que antes fue abundancia. El Campeón necesita ganar aunque sea sin convencer. La tendencia indica que le será complicado llegar a zona de calificación aunque sea “Tigres” con el francés que se quedó, con su entrenador exquisito y con la muchedumbre encendida, animándolo.

Del lugar 14 a zona de calificación, existe una lenta agonía que pudiera invadir al campeón. Es la prueba exigente para los poseedores de enormes virtudes y atributos. Los tenemos que ver para creerles. Su reacción debe ser inminente. Nada los detendrá (se supone) en su afán por defender su galardón pero las conquistas no son hermanas de los buenos deseos.

Hoy, su labor no tiene fragancia que lo avale.

Ver para creer. Muchos eventos estadísticos del pasado, indican que Tigres no va a calificar en el actual torneo, aunque sea el Campeón. Sus seguidores y gente que lo rodea podrán poner en duda esta tendencia; les asiste derecho y fundamentos. Externar la no calificación del Campeón suena a blasfemia. Pero recordemos que es lugar 14.