Reseña

El Campeón de la Geografía

Hoy en la noche, es el momento de ver al campeón del Apertura 2015, el que sufrió de más contra Pumas, el que no tuvo un pensante en la cabeza de su Director Técnico porque ya se le acabaron las ideas de engaño.

Tigres con Cemex, o al revés, es la institución que más dinero gasta (tira, desperdicia) en la contratación de extranjeros inútiles y de mexicanos excelentes, que cualquier buena sirvienta de casa afamada, puede contratar, teniendo dinero.

Hoy habrá Campeón de nuestra Geografía. Zona nuestra, pobre en muchas cosas por muchas causas, y riquísima en otras. Los dos que se ubican en esta final, son ampliamente adinerados. El partido de vuelta no se juega en San Vicente, tampoco en Guadalupe, ni en Honduras o Guatemala. No es desprecio; es reflexión acotada por realidades.

Los de mucho dinero, llegan; los pobres se van quedando en el camino. Es otro espejo de la vida de nuestra geografía. Vivamos esta instancia y hasta es necesario saber gozarla porque México es el que está presente.

Tigres, con sus lujos, al lado de sus aficionados contaminados y perniciosos, deberá sacar la supuesta casta de campeón de diciembre pasado, para revertir todo hoy en la noche.

No es fácil la tarea pero dicen que el “Tuca” es el genio (para desperdiciar jugadores) que Gignac es el referente y que Damm y Aquino son los mejores de nuestro país por los costados. Los queremos ver campeones esta noche.¡Ah…! pero por favor sin violencia en las tribunas ni en el exterior del Estadio Azteca. ¿Se atreverán a eso, todos los componentes de la organización regia amarilla? Incluyo a sus directivos.

¿Se van a atrever a vencer al América, como quieran ganarle, para levantar la Copa de Campeón de nuestra simpática Geografía? No es sencilla la encomienda, repito. Sólo se les solicita armonía entre sus dimes y diretes, al lado de sus abonados y mercadotecnia, junto con sus distinguidos jugadores.

Deseo que la violencia de sus aficionados contagie de buen futbol a los de pantalón corto y que el cerebro de Ferretti sea iluminado. ¿Es mucho pedirle a los Tigres?