Reseña

Broma, Sueño, Tragedia y Realidad

La casa no será campeona. Pareciera broma macabra; tragedia real, un sueño para los germanos, el cual jamás imaginaron. La realidad ha superado a la ficción. Si alguien no estaba enterado a las 4.45 pm de ayer, de cómo había quedado el juego entre Brasil y Alemania y le dicen: “Ganó Alemania 7 a 1” seguramente respondería: “Deja de estar bromeando, dime la verdad”. Hicieron papilla al anfitrión como justo premio por haber jugado tan sucio sus anteriores 5 partidos.La casa se desplomó, se vino abajo en 5 minutos. Los alemanes habían hecho una cita con la felicidad pero también con el buen futbol. Siempre han hecho lo mismo. Normalmente obtienen sus metas, aunque no hayan sido campeones cada 4 años. La nostalgia invadió Belo Horizonte que supongo significa “bello horizonte”; pero el país organizador, no tendrá nada bello en su horizonte. El cataclismo brasileño es difícil de creer pero aconteció. No fue un sueño, es una realidad. No es casual ver ganar a Alemania.Lo dantesco se juntó con lo bíblico y apocalíptico. Apuntemos en la historia el 8 de julio del 2014, y recordemos siempre el 7 a 1 de Alemania a Brasil en Brasil. Que no se nos olvide jamás. ¿Neymar pudo haber detenido tal masacre? Negativo. No fue un sueño; porque hasta la primera ministra alemana, hubiera pedido la pelota para atacar al anfitrión. Tengamos compasión por el derrotado pues la obra maestra de terror que le fabricaron, es insoportable. Calvario carioca interpretado por la sinfónica de Berlín.Si Brasil tenía que lamentar su eliminación, le ahorraron la molestia pues sólo tuvo 5 minutos para llorar. Lo demás, fue resignación. Entre ellos, prohibido tocar más el tema; más vale seguir bailando junto con los teutones. Entre vergüenza y orgasmo sucedió el sueño. No hay análisis ni opinión del resultado. El árbitro mexicano no tuvo oportunidad de aparecer. Se hundió (otra vez) el Titanic gracias al juego perfecto del triunfador. Que el gobierno de Brasil le explique a su pueblo las desigualdades sociales y económicas que tiene.