Reseña

Boleto casi gratis a Brasil

Los tiempos y los movimientos debemos entenderlos. Los tumbos, tropiezos, malos resultados y la tragedia, estaban adentro de la casa. Con “Chepo” y su gente, los jugadores de siempre, luego Tena con descalabros e incoherencias, como no poner de titular a Oribe contra Estados Unidos, y después Vucetich con mitos falsos de los dioses no verdaderos, con todo eso en la misma licuadora, la salsa para los tacos estaba echada a perder.
Llegó la oportunidad gloriosa. Para apreciar con cierto sarcasmo el asunto, bien pudiera México solicitarle a la FIFA que mejor lo manden directo al repechaje, para no tener que soportar la burla de los rivales que ahora nos superan, como Honduras, Costa Rica y Estados Unidos. Pudiera añadirse también a Panamá. Comprendido el gasto, el costo y el beneficio de tener de cómplice a Nueva Zelanda, benditos dos partidos con espasmos, presión y sufrimiento incluidos.
Parecía fácil pero debía confirmarse. Tanto desacierto empujaban a no creer en el 5 a 1 final contra los güeros. Hoy, el boleto a Brasil, casi se lo han regalado a México; que nadie olvide esto. Pero el par de compromisos, con sus días de preparación y concentración, debían enfrentarse, y la angustia al lado de las dudas, estaban presentes, latían junto al corazón. México estará en Brasil por obra y gracia de un repechaje. Aquí, en este preciso instante, Herrera y su gente, aliados y bien compenetrados, tienen su mérito.
Olvidar el hecho triunfal y con ello ignorar el fracaso anterior, junto a las migajas que ofrecieron, sería estar contra el futbol mexicano. Qué bueno que dos laguneros eficientes (Medina y Peralta) estarán en el mundial. Casualmente (aunque duela) ambos producidos por Cesifut. La ignorancia de directivos y entrenadores, al lado de la arrogancia y de la deshonestidad, le han hecho mucho daño al futbol nacional. Deberemos tener una muy buena liguilla, gracias a la inercia virtuosa de tener casi gratis el boleto a Brasil.