Reseña

Bienvenido el Torneo Corto #43

Se llamaba “Invierno” aunque daba inicio con los calorones intensos. Se llamaba “Verano” y el frío iba a los estadios. Luego fue “Apertura” y su respectiva final era en el último mes del año. Le nombraron “Clausura” y apenas era medio año. Con nombres propios, adecuados o no, los 42 Torneos Cortos de nuestro singular futbol, han enriquecido al país porque todas las plazas donde hay equipo formalmente constituido, han sabido gozar y sufrir.

Los Torneos Cortos son propiedad de muchos, casi de todos.

Y esto es lo relevante. Los muy diferentes Clubes, con dinero o sin él, con fama o sin ella, con reconocimiento nacional o ignorados, han sabido vivir a plenitud en toda la extensión del término, los Torneos Cortos. A todo el país le sorprendió que el primer campeón de esta modalidad (que luego repitió 4 veces más) haya sido un auténtico desconocido, ignorado por la inteligencia de la nación.

Poco a poco fueron apareciendo novedades, uno diferente; y otro más. El gran renombrado se tardó 11 torneos (5 años y medio) en destacar. ¿Sabe usted de quién se trata? El color rojo empezó a sobresalir como diferente, y eso molestaba a los hijos de La Malinche. En otros momentos, el cielo era más verde que azul; y también provocaba incomodidades.

Los regios se tardaron en hacer acto de presencia, y luego se aventuraron a la conquista de mejores espacios.

La “grandeza” se escondía o se la facilitaba a otros que supieron capitalizar la riqueza de ser inteligentes en los momentos adecuados. Los acuerdos eran tomados en común para satisfacer el apetito de los hambrientos, no sólo del rico.

Los Torneos Cortos son y serán bienvenidos porque exigen rápida efectividad y hacen que los esmerados, destaquen pronto. Bienvenido el Apertura 2017, el Torneo Corto # 43.