Reseña

Aprender a desaprender, tarea de los 4 no grandes

Los mitos se destruyen y exigen producir nuevas versiones de la realidad. Los tiempos demandan adecuada atención. Los 43 Torneos Cortos solicitan saber adaptar nuestro diccionario usando un lenguaje que muestre la verdad. Si todo el país no aprende a desaprender para construir escenarios verídicos, nos vamos quedando afuera del progreso. Toluca fue. América desaparece. Cruz Azul ya no existe. Pumas ni fiera se le considera. El campeón vigente, Chivas, no tiene memoria. La grandeza no se mendiga ni se proclama, se cumple y se vive.


De manera reciente, Pachuca ha vuelto a levantar la mano. Santos no la ha bajado. Tigres ruge muy fuerte y Monterrey se vuelve a apuntar. He aquí el nuevo panorama de la grandeza mexicana. Los vicios de muchos antiguos, no les permiten ver lo nuevo pero tampoco se toman la molestia de cambiar sus procesos intelectuales. Modificar códigos del cerebro implica aprender a desaprender observando con mucho detenimiento los sucesos que prevalecen.


Ensalzar a Cruz Azul por encima de Santos es pecado. Proclamar a Pumas encima de Pachuca es mediocridad. Indulto es saber reubicar la reciente grandeza de Tigres. Sabiduría es reordenar a Chivas. Al América es necesario resetearlo. Toluca merece algo histórico aunque solo ha venido desapareciendo. Monterrey pretende ocupar el lugar del demonio.


Definitivo: ya no hay 4 grandes. Conclusión: si no aprendemos a desaprender estaremos viendo y opinando sobre situaciones falsas. El presente mediático y de números, reclama actualizar la nomenclatura con los halagos, reubicar los hechos frente a las descripciones. Saber imitar a Santos, Monterrey y Tigres sin olvidar al Pachuca, es la tarea urgente de los 4 no grandes.