Reseña

Apelar para perder, exterminar para ganar

Sin árbitros no hubo futbol. Los que aparentemente ganaron, perdiendo todos, fueron los árbitros.

Apelaron en domingo para que la Liga MX pudiera sumar algo en su puntuación de la tabla general.

Decio pidió respeto más con rencor y falsedad que con sinceridad, y ahí prendió la mecha del problema. Pareciera que eso es lo que pretendía.

Encendieron más a los árbitros que buscaban una forma directa para asustar en serio. Los obligaron a cumplir con normas propias del protocolo legal (apelar) como si no hubiera quedado claro que su jefe González Iñaritu ya estaba enterado. Exterminar a ciertos miembros arbitrales podrá ser el acontecimiento a futuro, después de darles gusto.

El “Ganar – Ganar” no va a presentarse. “Perder – Perder” está a la vista. Los federativos han sido exhibidos y les han regalado la receta adecuada para la venganza. El par de jugadores extranjeros (los que dan espectáculo según dijo un día Decio) ya cumplieron su misión; dar espectáculo.

Han sido la esencia de la causa fundamental del problema.

Un aplauso a los árbitros y otro a la FMF porque supieron encontrarse en el momento menos indicado, en el lugar menos cómodo, pero tuvieron que verse de frente y escupirse a la cara dejando resabios de revancha organizada.

Apelaron sabiendo que después podrán perder. El aparente ganador está dispuesto a ser exterminado. ¿Ganarán las distintas aficiones?