Reseña

Antier, no fue culpa del “Chepo”

Es justo analizar el partido del sábado desde el minuto cero hasta el 93, sin olvidar las decisiones minuciosas del árbitro. Primero, Santos debió haber ido ganando cero a dos al minuto 33. Ya iba arriba desde el minuto 12 pero luego Tavares tuvo para pasar bien o anotar con el riesgo que alguien la desviara. Lo importante es que los verdes jugaban mejor que los cementeros.

De la primera amonestación a Sánchez al minuto 35 tengo mis muy serias dudas que haya sido acreedora de tarjeta porque el del silbato no estaba juzgando igual los faules. Al descanso, y tranquilo, Santos debió haber ido ganando por dos, no por uno. Al 50, Sánchez es amonestado otra vez, y por consecuencia, expulsado. Aquí es sano detenernos. En esta segunda amarilla, el lagunero no toca al rival, se barre, sí pero no hace contacto.

El juicio arbitral empezaba a inclinar la balanza.

Poco a poco, el partido se le fue yendo de control tanto al equipo visitante como al árbitro. Al 54, se presenta el gol uno de la casa. Tal anotación, merece un seguimiento cercano a 4 santistas que estaban muy cerca del tiro de esquina porque de ahí la sacan los azules. Si hay 4 laguneros en un radio de dos metros a la redonda y junto al banderín, por lógica en el centro va haber igualdad de defensores y atacantes. Así fue.

Llegó el centro, remate al Palo, regresa la pelota, contrarremate y el empate.

Pobre Santos y pobre “Chepo”, todas las pulgas del perro las traía el conjunto comarcano. Al minuto 57, Ventura Alvarado recibe cabezazo (no es choque de cabezas, es falta) que era penalti simplemente porque el cementero fue a pegar al defensor verde.

De esto se queja “Chepo” y muchas razones le sobran. Luego viene el gol dos cementero, cuando bien pudo haber estado el partido 2 a 1 favorable a Santos, si es que no 3 a 1. Conclusión: Antier no fue culpa del entrenador De la Torre.