Reseña

Amigos de Café

Manuel es empresario, amable, inteligente, intenso en su labor, puntual en los detalles econométricos, no le gusta el futbol, reniega de él porque en ocasiones le provoca mermas en una de sus empresas. Me ayuda a mejorar, criticándome, leyendo lo que escribo, oyendo a otros de sus amigos que nos ven y escuchan. La tercera edad es reconfortante para conversar de otra manera con Manuel. Es crítico de todo pero detallista en sus apreciaciones y señalamientos.

En ocasiones todo le parece a mi amigo de Café pero de repente, sin ser brusco, hasta ha llegado a decirme: “Tu Santos no sirve para nada; es del montón”. Me lo adjudica sin razón. Lo que Manuel ya domina es que no cualquiera es campeón. Y es tema actual. La expresión que manifiestan muchos que desconocen las profundidades de los números y de las liguillas, al afirmar que en nuestro país, cualquiera puede ser campeón, no sustentan lo que dicen.

Un pequeño grupo de equipos, sin importar su nombre, sino sólo el número que ocupa en la tabla general, ha sido campeón el 74% de las ocasiones (31 de 42). Esto indica que no cualquiera es campeón, aunque Atlas no lo pueda celebrar junto a los otros 7 calificados. El 26% restante no es fortuito pero sabe respetar el poderío de los que terminan en los tres primeros lugares.

Esto es frío, numerológico y casi exacto. Mi amigo de Café lo comprende a la perfección, y eso que no le gusta el futbol.

No apuesta ni festeja; contradice con  bases, me exhorta a mejorar y a ser prudente. Siempre le he agradecido todos los consejos que me prodiga que casi son cotidianos. Suelo normar mi criterio teniendo útiles amigos de Café.