Reseña

¿Alcanzará para dos torneos?

Los compromisos deben cumplirse con precisión, no sólo basta con estar presente, y luego huir. Santos tiene una doble responsabilidad en el primer semestre del 2014. Me atrevo a visualizar que en ambos torneos deberá calificar, pero de ahí en adelante, la dicha o la desdicha lo podrán acompañar. Todos se preparan (se supone) para ser campeones aunque también todos sepan que sólo uno es el gran ganador. Hoy, Santos, con lo que se tiene hasta lo que alcance.
Con claridad de conceptos y admisión voluntaria de los recursos existentes (los activos hay que optimizarlos) Santos se apresta a un par de aventuras de alto riesgo que no pueden soslayarse, deben superarse con limitaciones comprendidas desde ahora fines de diciembre. Exigir hasta lo máximo es como estirar de más una liga. No es consuelo mal integrado sino ubicación de una doble realidad.
En casa, habrá 9 partidos en el torneo nacional, y vienen equipos a modo para obtener 20 puntos; más mínimo 6 unidades de visita, harían (supuesto número uno) 26 puntos capaces para al menos calificar. La liguilla es para los grandes el 77% de las veces. Entonces, lo que venga adentro de ella es como regalo de diciembre otorgado por un desconocido. Ser lugar del 5 al 8, no es buen augurio. En la Libertadores el plan puede parecer más incómodo pero el ingrediente de presumir algo muy lejos de casa, invita a generar una diferencia.
Bienvenida la exigencia en este semestre que no se vislumbra generoso. La retroalimentación entre institución y afición no ha sido ni es óptima. Este gran detalle debe cuidarse, primero, por el emisor, el club. Porque el sentir de la afición no está siendo agradable por los mensajes directos (nada subliminales) que no propician la sinergia. Pero… al tiempo y junto a los resultados. No se debe alborotar al avispero cuando las decisiones apuntan sin rumbo, y más porque priva la duda de que si alcanzará para dos torneos.