Reseña

¿ Acaso la verdad, engendra odio ?

Si autoridades de Santos reconocen estar metidos en profunda crisis, y poder llegar a tener problemas de descenso, no comprendo por qué otros, se incomodan cuando este fino pero importantísimo tema, se expone.

¿Será acaso que la verdad engendra odio? El “supuesto culpable” no está solo. Sus jugadores avalan la crisis.

Los amigos de éstos, se molestan.

Ahí surge el odio. No es bueno descubrir la verdad, menos publicarla, porque genera ansiedad, temor, envidia, odio.

Mientras los jugadores que participan en Santos no reconozcan públicamente su responsabilidad y asuman su compromiso, nada cambiará. ¿Será complicado entender el pésimo momento de Santos? ¿Existe alguna “catarata” que dificulte ver la claridad de los hechos? Ha habido entusiasmo, supuestamente entrega, pero no ganan en casa.

¿Acaso esto es mentira, y por eso hay molestia? Los 10 puntos logrados en 12 partidos, si se proyectan a futuro, señalan el camino del descenso. 

Propongo que la verdad engendre unidad, sinergia y suma de esfuerzos para que Santos no caiga más en desgracia. Está en “profunda crisis” (sic) así lo dijo el Presidente pero desde que lo externó, lunes 21 de septiembre, el equipo empató tres partidos, y dos de ellos en casa. No hay mejoría; por ningún lado se aprecia la luz para creer.

Esto debe preocupar más, siempre y cuando la inteligencia emocional sepa definir correctamente de qué estamos tratando.

La escuela de la vida nos enseña a saber diferenciar entre verdad, mentira, odio, rencor, aceptación, simulación, engaño, cordura, aprecio, ternura, objetividad, numerología, comportamientos, compromisos cumplidos, promesas bonitas no realizadas. Cada quien puede estar en “su mundo”.

Lo que no se vale es negar la realidad. Hoy es 7 de Octubre; así de claro. Desafiar esta simple afirmación es semejante a tratar de esconder los problemas serios que el Santos presenta hoy. Hagamos que la verdad no engendre odio.