Cartas oceánicas

La última noche

Mucho han cambiado Madrid y Barça desde aquella final en Mestalla años atrás, entonces José Mourinho reclutaba jugadores al servicio de la milicia. Esa versión del Madrid era falangista. Ganó (1-0) en tiempo extra con un violento cabezazo de Cristiano, pero sobretodo, después de mucho tiempo había logrado desactivar el mediocampo del Barça. Mourinho alteró el partido adelantando por primera vez a Pepe como mediocentro y Pepe, lo conocemos todos, estuvo particularmente explosivo cerca de los tobillos de Messi, Xavi e Iniesta. El Madrid ganó su primer título en la era Guardiola, la Copa que después Sergio Ramos tiró del autobús y el Barça, continuo ganando sin inmutarse. Otra Champions, Mundial de Clubes, otra Copa y Supercopas y un par de Ligas mas. Hoy el Madrid es un cuadro menos tenso. Dirigido por el bonachón de Ancelotti hemos visto el verdadero talento de la mayoría de sus hombres al servicio público. Por el contrario el equipo de Martino, a quien el saco de entrenador del Barça no termina de ajustarle, se ha ido separando entre el famoso debate por la posesión, el nueve, los bajitos, la alineación casi obligatoria de Neymar en perjuicio de Pedro, las lesiones y los estados de ánimo de Messi. Que cada día ve mas cerca su viaje con Argentina al Mundial. En el partido de esta noche, mas que un título esta en juego una idea. Si aquel equipo que dominó el futbol y a todos los rivales de la época con un enorme sentido colectivo puede volver a repetirse, o fue como parece ser, una generación inmejorable. Ancelotti saldrá al campo sin Cristiano pero Martino lo hará sin defensas. Se antoja la última misión para el capitán Puyol. A un partido, el Barça suele ser infalible. Solo necesita una noche mas.

josefgq@gmail.com