Cartas oceánicas

El técnico paciente

La renuncia de Pedro Caixinha, técnico del equipo campeón y una de las instituciones deportivas más serias en México, deja muy expuesto el cargo de entrenador en la Liga MX. Un campeonato con poca memoria en el que de una temporada a otra, todo se olvida. Al futbol mexicano no llegan muchos hombres como Caixinha, entrenador de una generación muy estudiosa y tipo frontal, ayudó a seguir construyendo el perfil de un club diferente. Se necesitan más entrenadores como Caixinha pero también, más equipos como Santos. Ya no hay marcha atrás porque Santos, se alejó de la desgastada baraja de técnicos mexicanos que pasan de un equipo a otro cada temporada. El proyecto de un entrenador europeo, por fin funcionó en una Liga acostumbrada al corto plazo. Un choque cultural con cualquiera que pretenda convencer a los directivos mexicanos de la necesidad de deshacerse de los torneos cortos y volver a las temporadas “regulares”. Sustituir a Caixinha no será fácil porque la banca de Santos, se ha convertido en un lugar privilegiado para trabajar. No cualquiera puede dirigir a Santos y Santos, no puede ser dirigido por cualquiera. Deberá buscar de preferencia en Europa, alguien dispuesto a seguir trabajando con el mismo método y también, contra las mismas circunstancias: torneo corto es igual a futbol pequeño. Entre el sistema de competencia y la selección, el futbol mexicano se ha hecho de una fama complicada, paga bien, pero es difícil mantener un proyecto sólido en el. Se está perdiendo la confianza en sus instituciones, que en realidad, son muy pocas. Por eso es una pena que Caixinha no siga, su marcha y cualquiera que hayan sido las causas: hartazgo, enfado, presión, terminaron con un entrenador paciente.  

josefgq@gmail.com