Cartas oceánicas

Los taquilleros de Blatter

Taquilla, hotelería y televisión, son las partidas financieras que definen a FIFA como empresa, no como federación. Las dos primeras dependen de MATCH Services AG, compañía de origen británico en Cheadle-Chesire, Inglaterra. Mientras la comercialización de derechos corresponde a la compañía Infront Sports & Media, con sede en Zug, Suiza. Sin antecedentes conocidos de licitación, ambas poseen el sello FIFA para ofrecer servicios de Tour-Operador y venta de derechos por el mundo. Fue en México 86’ bajo el mandato de Havelange, hoy acusado de corrupción, cuando MATCH, entonces llamada Byrom Plc y fundada por los mexicanos Jaime y Enrique Byrom Aparicio, arranca el negocio del boletaje vía depósito en los bancos. El modelo crece con el desarrollo de las redes y los sistemas expandiéndose al ramo hotelero. Ser un hotel avalado por FIFA en sede mundialista condiciona un incremento de tarifa por habitación hasta del 500%. Los hoteles sin embargo reciben un porcentaje mínimo de ese dinero, se trata más bien, de una costosa acción de marketing para su cadena. FIFA a través de MATCH se lleva la mayor parte con la aprobación de los Ministerios de Turismo locales. En el caso de los derechos, Infront comercializa todos los eventos FIFA hasta Qatar 2022, es decir, para transmitir Mundiales y sus derivados hay que pagar a Infront. Pero el último gran negocio de FIFA se da con el lanzamiento de los paquetes VIP para millonarios y empresas, ofreciendo la experiencia más sibarita en los mundiales. Para ello, los hermanos Byrom Aparicio, fundan una nueva compañía llamada MATCH Hospitality, esta sí, con sede en Suiza y de la que Infront, cuyo presidente es Philipe Blatter, sobrino de Joseph Blatter, resulta ser accionista.  

josefgq@gmail.com