Cartas oceánicas

Los socios del ritmo

Desde Courtois y Hazard con Bélgica, a Diego Costa, Ramos, Alonso y Thiago por España. De Cristiano a Pepe con Portugal, Shaqiri con Suiza, Obi Mikel de Nigeria o Modric y Mandzukic por Croacia. De la Alemania de Schweinsteiger, Lahm y Kroos, al Brasil de David Luiz y Marcelo, la Argentina de Di María, la Francia de Ribéry, el Uruguay de Godín, la Inglaterra de Cahill y Lampard, la Holanda de Robben y hasta el Camerún de Samuel Eto’o. Entre los cuatro semifinalistas de Champions, dependiendo las listas definitivas, saldrán casi cuarenta futbolistas rumbo al Mundial. Real Madrid, Chelsea, Atlético y aún el Bayern —que ya ganó la Bundesliga, pero le quedan Polka y Champions— se mantendrán hasta mediados de mayo peleando títulos. Son los socios del ritmo, no han parado ni lo harán. Los cuarenta jugadores de los cuatro equipos apenas tendrán descanso. Cuando se cierren los últimos campeonatos nacionales sobre el 18 de mayo, aún quedará clausurar la temporada europea en Lisboa. Entre la Final de Champions el 24 de mayo y la inauguración del Mundial el 12 de junio, solo hay 20 días. Son las fechas en que el jugador mundialista migra de UEFA a FIFA. Un doble mortal al frente para el futbolista. A esas alturas rechinan los meniscos, crujen los tobillos, se tensan los ligamentos y se rasgan los músculos. Las selecciones nacionales recibirán a estos hombres con el depósito vacío. Físicamente estarán en desventaja frente a sus compañeros, sobre todo en la primera fase del Mundial. Pero psicológicamente, los semifinalistas de Champions serán futbolistas determinantes para sus países. De Chelsea, Atlético, Bayern y Real Madrid saldrá el campeón de Europa y a ese ritmo quizá, también salga algún campeón mundial. 

josefgq@gmail.com