Cartas oceánicas

Polvo de estrellas

Tan necesaria como peligrosa, la Fecha FIFA que se jugará al filo del Mundial supone un riesgo para aquellos seleccionados nacionales que se encuentran en fases decisivas a nivel de clubes. La curva de rendimiento alcanza su etapa más delicada en estos meses, donde el desgaste físico y mental, la acumulación de partidos, la tensión competitiva y el calendario; aprietan al futbolista estelar amenazado por lesiones. Las grandes figuras de Rusia 2018 enfrentarán una semana clave, no se trata de cualquier tipo de partidos: Alemania vs Brasil; Argentina vs Italia, España vs Alemania, Francia vs Colombia, Portugal vs Holanda y Argentina vs España; por ejemplo, son una muestra del grado de dificultad y compromiso que requiere preparar un Mundial con medio pie en la Champions. Equipos como Real Madrid, Bayern, Barcelona, Juventus, Liverpool o City, arriesgan mucho. En menos de dos semanas sus estrellas jugarán amistosos de selecciones, partidos de Liga y cuartos de Champions; sin contar los periodos de traslado y viajes. Decía Guardiola secundado por Simeone, que no hay forma de estirar más los calendarios, tampoco parece haber consenso para modificarlos, mucho menos reducirlos. Jugando cada tres días y descansando tres semanas por temporada, los futbolistas duran menos, juegan peor y se lesionan más. La eterna discusión entre cantidad y calidad. El límite máximo parece estar en los 60 partidos al año entre clubes y selección; siendo esta cifra un volumen en el que apenas se distingue el buen tono del futbol. A ese ritmo, está comprobado, quienes más sufren son las selecciones. Equipos a los que las estrellas llegan obligadas por un compromiso casi patriótico y de los que regresan golpeadas, presionadas por el club y hechas polvo.

josefgq@gmail.com