Cartas oceánicas

Los pilares de la tierra

El sismómetro de la ciudad de Barcelona registró un movimiento fuera de lo normal la noche del partido vs el PSG, con más precisión, sucedió al momento del gol de la victoria marcado por Sergi Roberto. La zona metropolitana de Barcelona, con más de 5 millones de habitantes, tiene su epicentro natural al interior del Camp Nou. El estadio se conecta con la ciudad a través de múltiples ondas de energía: sociales, culturales, humanas, económicas, políticas, artísticas, televisivas y radiofónicas. Pero nunca, o por lo menos nunca se había medido, una conexión energética que fuera capaz de mover esta ciudad. Aunque minúsculo, el curioso movimiento telúrico comprobado científicamente, sirve para explicar las profundas raíces que los equipos de futbol echan en su población. El triunfo del Barça, uno de los más estrepitosos de su historia, sacudió todos los pilares del futbol: la polémica, la pasión, la sorpresa, el miedo, el arrojo, el estilo, la identidad, el resultado, la estrategia, el juego, el reglamento y el escenario; literal, hizo temblar la tierra. El hecho cobra más sentido si la causa es un equipo con marcados orígenes canteranos. Tierra de su tierra, el Barça puede decir que es uno de los pocos equipos en la historia que han construido una civilización. Líder mundial en recursos naturales, extrajo una generación de talentosos futbolistas encabezados por Xavi, Iniesta y Messi, que modificaron la forma de interpretar el juego. La anécdota del sismómetro no es intrascendente, tampoco una simple metáfora. El movimiento que ha producido este club en los últimos años, es una de las grandes revoluciones del deporte mundial. Pasiones al margen, el futbol moderno se dividirá en dos épocas: antes y después del Barça.

josefgq@gmail.com