Cartas oceánicas

El penalti que duró cien años


El penalti que separa al mundo en dos mitades, durará cien años: tiene la facultad de haber sido marcado a la Juventus, cobrado por el Real Madrid de Cristiano y despedido a un mito como Buffon. Pocos penaltis en la historia llevan una carga tan pesada. La misma condena cargan los equipos grandes. Obligados a ganar hasta cuando pierden, en el caso de la Juve; y a perder cuando ganan, en el caso de Real Madrid. De la polémica jugada que definió los cuartos de Champions en el Bernabéu, no se sabe todavía qué equipo ha sacado la mejor parte: si el vencido por morir de forma heroica, o el vencedor, que sigue adelante, pero con la sombra de otra duda. En ambos bandos el penalti formará parte de su historia. Multiplicado por todos estos factores su magnitud es tan grande, que no alcanzará un título de Champions para evaporarlo. Ahí va a seguir, será el penalti de la Juve y el Real Madrid. Que perseguido por su propia grandeza, continúa acumulando deberes, ante la duda pública, ahora está más obligado a ganar, no la decimotercera Copa de Europa, sino la decimocuarta también. Y esa carga donde se apilan el mismo número de seguidores que de opositores, esperando verlo caer con estrépito o levantarse con pundonor, no es para cualquiera. Como en todas las jugadas decisivas en la historia del futbol, el tiempo no muestra resistencia, ni ofrece la capacidad de olvidar. Puede, eso sí, prometer revancha, aunque la repetición de un momento así, no sea instantánea. Queda por saber si el mundo, algún día, perdonará al Real Madrid. Concediéndole la grandeza que a pesar de controversias como esta, tiene ganada a ley. Tenemos los próximos cien años para averiguarlo, que en la historia del Madrid y la Juve, no en la nuestra, serán un suspiro.

josefgq@gmail.com