Cartas oceánicas

Ni un pelo de tontos...

Se recorta el pelo todos los viernes antes de cada partido. Su peluquero, un estilista personal que le asesora y acompaña durante los viajes, asegura que invierte más de dos mil euros al mes en tratamientos que mantienen saludable su famosa cabellera. No es el gasto más superficial de Neymar. A final de cuentas cuida su imagen, porque una gran parte de sus ingresos dependen de la extravagancia que le rodea. Unos ingresos al margen de lo que percibe en el FC Barcelona y por los que según las nuevas leyes fiscales, deberá tributar a partir de ahora el mismo porcentaje que por su salario. Esto no ha gustado en un gremio acostumbrado a ciertas canonjías, así que mientras Neymar era presentado ayer como la nueva imagen de la compañía de juego Online Poker Stars, los capitanes de los equipos españoles de futbol convocaban una huelga. Dinero, todos se trata de dinero y lo más triste del caso, es que la amenaza de la asociación de futbolistas profesionales sucede cuando el mercado español de televisión ha logrado después de muchos años, que el enorme pago por derechos de transmisión, se distribuya de manera equitativa entre chicos y grandes haciendo de la Liga, un producto más atractivo. En los años que llevo trabajando en España formando parte de este proceso, clubes y jugadores han cobrado más dinero cada temporada. El futbol aun en los años más agudos de la crisis española, fue el único sector que se mantuvo en crecimiento. Aunque el mercado no podía sostenerlo, siempre pedían más. Lo único rescatable de todo esto, es la unidad que sigue demostrando el futbolista español encabezado por tipos que ganaron todo: Xavi, Casillas, Ramos e Iniesta. Jugadores que ponen la cara para que otros mantengan la cabellera.  

 

josefgq@gmail.com