Cartas oceánicas

Hoy, México perdería los tres

Caer en el grupo de Brasil era lo mejor que podía pasarle a la selección, el anfitrión suele estar bien protegido y así ha sido. Croacia, México y Camerún son rivales a modo para Brasil que no debe tener ningún problema en avanzar como primero y con nueve puntos. Aquí esta en juego el segundo puesto. Camerún, el africano más europeo, no es una selección tan agreste como podría serlo Nigeria, Costa de Marfil o Ghana. La historia de los mundiales ha visto evolucionar este equipo hasta convertirse en el patriarca del fútbol africano, de Roger Milla descienden todos. El gran problema de Camerún es que le sobran líderes rebeldes, demasiados futbolistas con carácter descomponen a este equipo que siempre termina convirtiéndose en una tribu de tribus, una lucha de clanes. Con Croacia sucede un poco lo mismo, de ellos podríamos decir que son el europeo más latino o por lo menos, el mas gitano. Croacia es una de esas selecciones que como Camerún, nunca sabes qué esperar de ella. Le sobran jugadores con talento, ha colocado cracks en los equipos más grandes del futbol mundial, pero al llegar con su selección el croata falla, parece que no asume todavía el concepto de nación, basta que se conecten una tarde para que Croacia juegue un futbol alegre, ofensivo, de gran clase y enorme sacrificio táctico, pero esto suele suceder con los croatas en uno de cada diez partidos. Si México se enfrentara esta semana con Camerún y Croacia, no tengo duda, perdería los dos juegos, incluso podría llevarse un saco, pero dentro de siete meses, puede emparejarse con ellos.



josefgq@gmail.com