Cartas oceánicas

Messi 600

La eterna comparación entre Messi y Maradona sirve para explicar entre otras cosas, la evolución que ha tenido el futbol en los últimos 30 años. La marca establecida por Messi el pasado sábado con 600 partidos jugados con el FC Barcelona, supera en 254 partidos la establecida por Maradona en Europa (346), jugando por el Nápoles, el Sevilla y el Barça. Adicionalmente, Maradona jugó 242 partidos entre Argentinos Juniors, Boca Juniors y Newell’s Old Boys. Con la selección argentina la diferencia sigue favoreciendo a Messi: 122 partidos por 90 de Maradona. A este ritmo y con los años que le quedan, Messi terminará su carrera con una cifra aproximada de 200 partidos jugados por delante de Maradona entre clubes y selección. Apegándonos a los números que arrojan los dos mejores futbolistas de las últimas décadas, la cantidad de partidos al año se ha incrementado en 25%. Una barbaridad. La primera conclusión es que hoy se juega más, pero no quiere decir que se juegue mejor. Otro factor indispensable para entender y comparar ambas épocas y jugadores, es la cantidad y calidad de faltas que se cometían. La proximidad de las cámaras sobre el campo, el indiscutible avance en la cultura del Fair Play, y el desarrollo de nuevos sistemas de juego, son tres factores que han ayudado a controlar la violencia: no hay comparación entre las patadas que recibe Messi y las que recibía Maradona; probablemente el jugador más golpeado en la historia del futbol. No puede asegurarse que Messi soportara tal castigo. La última variable, quizá la más determinante, es el crecimiento del futbol a nivel de clubes, en comparación con el futbol a nivel de selecciones: la de Maradona fue la gran época de los Mundiales, la de Messi, pertenece a la Champions.  

josefgq@gmail.com