Cartas oceánicas

El mercader

Noventa millones de euros pagaba Real Madrid al Manchester United por Cristiano Ronaldo hace cinco años y cinco años después, setenta millones paga Manchester United a Real Madrid por Ángel Di María. En el futbol el dinero siempre se mueve de un lado al otro, pero el que lo lleva y trae se llama Jorge Mendes. El hombre que cerró las dos operaciones y el agente más influyente de la industria. Probablemente el más poderoso en la historia del futbol. Igual juega para el Madrid o el United que en su contra. Lo mismo lleva a Falco al Mónaco, como se lo quita vendiéndolo a un fondo de inversión; un modelo económico de alquiler de jugadores que él mismo desarrolló junto al Doyen Group y Quality Sports Investments, cuyos accionistas invierten en jugadores esperando obtener rendimientos de la misma forma que en la explotación de una mina de carbón o en un pozo petrolero. El portugués desmantela equipos o los arma con una llamada de teléfono, atiende a Mourinho en el Chelsea o deshuesa al Atlético de Simeone quitándole a Costa y Filipe el mismo día entre Madrid y Londres. Año con año Gestifute, la empresa de Mendes, se supera. Esta temporada fue James Rodríguez y la que viene quizá también. Con Mendes nunca se sabe. Su sistema se sirve de los jeques, los oligarcas o los chinos, como el nuevo dueño del Valencia, que llegan al futbol europeo con costales de dinero dispuestos a montar equipos de ensueño pero perecederos. No hace falta más que preguntar por el mercader, el los atenderá. También depende de Mourinho, a quien representa y además es su mejor cliente. Entre Porto, Chelsea, Inter, Real Madrid y nuevamente Chelsea, Mendes y Mourinho han movido decenas de jugadores en los últimos diez años por millones de euros.  

 

josefgq@gmail.com