Cartas oceánicas

No hay lugares en Old Trafford

El United puede inaugurar esta noche en Old Trafford la peor temporada en años. Pero algo tienen esos cimientos para impedir que suceda. Sus jugadores arrancarán perdiendo 0-2 vs Olympiakos y aunque no veamos a David Moyes encontrando hoy un cuadro superior, su equipo siempre alinea con doce jugadores. Cuando dudamos de la Premier viendo sufrir a sus equipos en Europa como sucedió este año con Arsenal y City eliminados fácilmente, es bueno que revisemos lo que pasa con sus aficionados. Si hay un futbol en el mundo donde estadio y jugadores son uno es el inglés. La Premier no vive su mejor época. Es revelador que el Chelsea de Mourinho haya vuelto para rescatarla, algo pasa con el espectáculo. Sin embargo, sus estadios se mantienen llenos. Fenómeno que apenas sucede en Alemania. Ni en Italia, Francia o España el fanático acude con tanta devoción a llenar su campo, a cantar en el. Basta con mirar el Camp Nou esta campaña para demostrar que ni siquiera teniendo a Messi es capaz de llenarse. Y aunque los estadios ingleses son más pequeños, no hay mejor variable para medir el éxito de una Liga que colgar en la taquilla el cartel de “no hay lugares”. Cuando el futbol se mudó a la televisión llegó a pensarse que la tribuna formaba parte de la escenografía. Anfield Road, el viejo Highbury, White Hart Lane, Stamford Bridge, St. James Park, Ellan Road y desde luego el emblemático Old Trafford nunca fueron utilería. Podrá fallar el jugador, equivocarse el técnico o despistarse el directivo que este tipo de estadios, organismos autónomos, juegan. Cuando preguntamos por qué la Premier sigue siendo la mejor Liga de todas, la respuesta es simple: su afición de bufanda, garganta ronca y entonada es la mejor de todas.

josefgq@gmail.com