Cartas oceánicas

La Final más mexicana de Chivas

Singular por muchos motivos, la Final que el Guadalajara jugará contra Tigres establece como ninguna el enfrentamiento de dos modelos llevados al extremo. Podría pensarse que la magnífica rivalidad ochentera que América y Chivas hicieron estallar por aquellas épocas, ha sido la máxima representación del cuadro que alinea con mexicanos ante el cuadro que alinea extranjeros. Falso, aquel América donde jugaban extranjeros de enorme calidad, tenía una estupenda base de mexicanos. A lo largo de su historia, Guadalajara ha jugado finales de Liga contra planteles donde el número de extranjeros era, de acuerdo a los tiempos, moderado. En los últimos 35 años, cayó frente al Puebla en 1983 de Nelson Sanhueza, Ítalo Estupiñán, Muricy Ramalho y José Luis Ceballos. Volvió a caer, en 1984, contra el América de Zelada, Brailovsky, Bacas y Echaniz. Venció en 1987, al Cruz Azul de Edgardo Fuentes, Martín Gálvez, Juan Carlos Vera y Mariano Puyol. Derrotó en 1997, al Toros Neza de Mohamed, Pony Ruiz, Lusenhoff y Germán Arangio. Perdió en 1998, contra el Necaxa de Aguinaga, Ratón Zárate y Sergio Vázquez. En 2004 le ganaron los Pumas de Darío Verón, Leandro Augusto, Ailton da Silva y Bruno Marioni. Su último título de Liga, en 2006, lo consiguió frente al Toluca de Cristante, Paulo da Silva, Ariel Rosada, Bruno Marioni, Vicente Sánchez y Sinha, ya naturalizado. Contra los internacionales Tigres de Gignac, y todos sus compañeros, las Chivas se jugarán el título de Liga más mexicano en sus 111 años de vida. Un triunfo de Guadalajara en estas épocas, recompondría el debate a favor de los futbolistas nacidos en nuestro país. Nacionalismos al margen, es verdad la vieja frase que dice: Cuando Chivas anda bien, el futbol mexicano también. 

josefgq@gmail.com