Cartas oceánicas

Chivas: tradición y evolución

El título de Guadalajara, hecho en México, llega en un momento clave para el futuro del futbol en nuestro país: se trata de un documento de identidad nacional. La historia de clubes legendarios, cualquiera que sea, cobra fuerza a partir de valores irrenunciables a lo largo de los años. Nadie está obligado a seguir un modelo o una fórmula de éxito, cada quien es libre de escoger el suyo, lo importante es ser fiel al estilo de hacer las cosas que se eligió desde su fundación. La gran enciclopedia del futbol mundial, ofrece muchos ejemplos de originalidad sobre los cuales se construyeron grandes equipos y civilizaciones. En algún punto de sus vidas, el Barcelona acudió a la cantera, el Real Madrid a la bravura, el Ajax a la formación, el Bayern a la resistencia, la Juve a la solidez, Boca Juniors a la pasión, River Plate a la clase, Milán al desarrollo, el United al orgullo y el Liverpool a su pueblo. La vigencia de todos ellos depende de la necia defensa de sus orígenes. Ninguno tiene marcha atrás, un Club con historia es un Club que resiste el paso del tiempo. En México, las Chivas Rayadas del Guadalajara sostuvieron un mano a mano con el implacable presente del mercado y han resistido la batalla. Parecía imposible volver a criar y formar un equipo nacido en México que soportara temporada tras temporada, la llegada de futbolistas de todas nacionalidades para reforzar a sus rivales. En algún momento de esta historia llena de autenticidad, el principio que da sentido a Chivas estuvo a punto de parecer una inútil tradición. La importancia del último campeonato, el número 12 en su centenaria historia, confirma que las tradiciones en el futbol mexicano no solo sirven para vender, respetarlas, es parte fundamental de su evolución. 

josefgq@gmail.com