Cartas oceánicas

El líder de la guerrilla

Con diecinueve goles en Liga y cuatro en Champions, Diego Costa mantiene el pulso con Cristiano Ronaldo (18) y su Atlético, el liderato con el Barça. La irrupción de Costa es milagrosa, no hace mucho por allí jugaba Falcao un delantero que parecía irremplazable, sin embargo el hispano-brasileño no solo hizo olvidar al colombiano, también por primera vez desde hace cinco años, el título de goleo no está en manos de Messi o Cristiano. Sin los reflectores del Balón de Oro ni los altavoces que son Madrid y Barça, Costa reclama un sitio para los de abajo, pasó por Celta, Albacete y Valladolid convirtiéndose en auténtico guerrillero de la tabla general, su carácter agresivo, ególatra y explosivo como el de los buenos delanteros, terminara llevándolo a Brasil 2014, donde puede estallar como una de las máximas figuras del Mundial. España se encontró con la última gran joya del futbol, inexplicablemente Brasil se olvidó de este hombre o le perdió la pista. Pero no son precisamente goles los que le hacen un jugador diferente, su capacidad para resolver jugadas es tan determinante como su capacidad para inventarlas, un goleador que hace jugar a sus compañeros no es fácil de encontrar. Simeone y a partir de mayo Vicente del Bosque, tienen en Costa un doble futbolista, aunque es cerca del área donde mejor se desenvuelve, igual puede jugar media punta o tirarse metros más atrás para arrancar casi como un diez. Camaleónico y exuberante, a veces puede ser el mejor de los brasileños y otras, el más puro de los españoles, todo lo bueno del futbol pasa por sus pies: toque, pegada, acompañamiento, presión, recuperación y mucho gol. Con veinticinco años, una Champions y un Mundial por delante su carrera acaba de empezar.  

josefgq@gmail.com