Cartas oceánicas

El fin de la Leyenda Negra y el inicio de la Edad de Oro

Con excepción del Chelsea que navega segundo, los ingleses atraviesan viento en popa a toda vela la Champions League. Liverpool, City, United y Tottenham; invictos y con 45 goles marcados, amenazan el viejo dominio español: 6 de los últimos 8 finalistas se repartieron entre Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid. Podría creerse que el resurgimiento del imperio británico es cuestión de dinero, que la inversión de la televisión y el gasto de los clubes han conseguido construir una flota capaz de someter Europa. No es así. El éxito inglés en la fase de grupos depende de los almirantes. Guardiola, Mourinho, Klopp y Pochettino lograron poner el balón en tierra: la Premier, además de lanzarse con gallardía al ataque, empezó a jugar. De alguna forma la embestida española al futbol internacional logró despertar el viejo espíritu británico. Muestra de ello, la final del último Mundial infantil, con victoria de Inglaterra sobre España como parte de esta historia. En el siglo XVI, los ingleses acuñaron el término "Leyenda Negra", la frase servía para definir el aterrador concepto que Europa tenía de España: el mayor imperio económico, territorial, religioso y militar de aquella época. La Leyenda Negra fue alimentada en parte por la aplastante armada española de Felipe II: 130 barcos, 19 mil soldados y 7 mil marinos; también nombrada por los ingleses como la Armada Invencible. En 1588, decidida a invadir la Inglaterra isabelina, la Armada cruza el Canal de la Mancha, pero es detenida por el clima, la soberbia y los almirantes Howard, Raleigh y Drake; a la larga, Sir Francis Drake, antiguo corsario al servicio de la Reina. Esa batalla fue el fin de la Armada Invencible y su Leyenda Negra, los ingleses empezaban su edad de oro.

josefgq@gmail.com