Cartas oceánicas

Las legiones en invierno

Sesenta y tres jornadas después, casi dos temporadas enteras, Real Madrid vuelve al liderato del futbol español. Durante esta época su inmensa afición que atraviesa los cinco continentes, fue parte del vía crucis en redes sociales de un club al que le costó hasta el punto de la humillación recuperar el sitio que le había quitado el Barça y en los últimos meses, también el Atlético de Madrid. Pero lo dejaron ir vivo. Y ahora no son tres puntos los que separan al Madrid de sus viejos perseguidores en Liga, tiene la fuerza del que sobrevivió. El cuadro de Ancelotti, sensato centurión, llega al punto decisivo de la campaña sin dudas ni fisuras. Como las legiones en invierno, está entero. En marzo visita al Atlético, la próxima semana, y dentro de tres el Barça se juega el campeonato en el Bernabéu. Entre estos partidos quedará la Liga casi decidida, porque cuando un equipo del poder de Real Madrid llega al liderato tras tanto sufrimiento es difícil que lo suelte. Para entonces debe estar esperando rival en los cuartos de la Champions y preparando la Final de Copa en Valencia, otra vez, contra el Barça de Martino, que no supo medir el peligro de una noche en Anoeta. La Real Sociedad venía rabiosa de las semifinales de Copa, pero Martino la menospreció con una alineación típica de los técnicos que creen inventar cosas. Error de novato en Ligas europeas donde todos los equipos van a muerte y no dejan espacio para experimentos. Mientras al Atlético que lleva una temporada heroica, se le agota la banca, los suplentes pierden crédito y Diego, su único refuerzo todavía no ha solucionado nada. Los rivales están ahí, seguirán peleando, pero no es lo mismo someterlo que darle alcance. Perseguir al Madrid es muy duro. 

josefgq@gmail.com