Cartas oceánicas

El índice Athletic Club

El indio Amartya Sen, Premio Nobel de Economía 1998, cuestionó la escasez de valores humanos al construir escenarios que definían la economía de un país o región. Para Sen, el desarrollo económico no existe sin el desarrollo humano. Es decir, la riqueza de la vida humana, en lugar de la riqueza de las economías en las que viven seres humanos. La contribución de Sen al pensamiento económico, influyó en la creación de políticas internacionales a nivel Naciones Unidas, promoviendo el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Un programa elaborado por el organismo que mide el crecimiento de un país a partir de tres dimensiones. Una vida larga y saludable, medida por la expectativa de vida al nacer. El conocimiento, medido por la tasa de alfabetización de adultos, más la tasa bruta de inscripción en instituciones de educación. Y un nivel digno de vida, medido por el PIB per cápita. Dentro del territorio Champions, destaca una región cuyas tres provincias encabezan este índice a nivel mundial. Alava (1), Vizcaya (2) y Guipúzcoa (3), individualmente y en ese orden, superan de acuerdo a los componentes del desarrollo humano, a países como Noruega, Australia, Islandia, Canadá, Irlanda, Holanda, Suecia, Francia, Suiza, Japón y Estados Unidos. España, país al que pertenecen estas provincias vascas, ocupa el puesto 18 en el IDH. Por debajo de España están Dinamarca, Italia, Bélgica, Nueva Zelanda, Reino Unido y Alemania. Los datos de desarrollo del País Vasco son poco conocidos a nivel internacional, no así su equipo de fútbol. Los grandes triunfos del Athletic Club, integrado solo por jugadores vascos, siempre dan la vuelta al mundo. La cantera vasca no es reflejo del poder económico, sino resultado del desarrollo humano.  

 

josefgq@gmail.com