Cartas oceánicas

El hombre que venció al Super Bowl

A lo largo de su inigualable carrera, Tom Brady fue desmontando todas las barreras que sus detractores iban colocando en el camino del mejor jugador de la historia. Los antiguos sindicatos del futbol americano, acereros, vaqueros y empacadores; nunca estuvieron cómodos con el liderazgo de un mariscal que se alejara de la América profunda e industrial. Con presión dentro y fuera del campo, Brady superó los debates, las polémicas, los complejos y las acusaciones, con un argumento demoledor en la NFL: números. No hace falta detenerse a leer estadísticas para entender su dimensión en el juego, cuando hay división de opiniones alrededor de una figura deportiva, las matemáticas son las mejores consejeras. Una vez hechas las cuentas, le espera la última gran discusión de su carrera: ¿podemos colocar a Tom Brady entre los mejores atletas de todos los tiempos? En este caso la respuesta no busca de un homenaje al jugador, sino al deporte que ha jugado. Antes de Tom Brady parecía imposible que el futbol americano, tan americano, candidateara una de sus leyendas nacionales para ocupar un puesto en la historia del deporte universal. En las listas de apellidos populares, ningún representante de la NFL había convivido de forma tan natural con los dioses. Hoy podemos escribir Ali, Pelé, Jordan, Owens, Federer, Bolt, Phelps, Messi, Senna; y agregar el nombre Tom Brady, sin blasfemar. Aunque la frialdad de los números le asigna un lugar indiscutible en la cima de su deporte, el impacto de Brady ha tenido mayor repercusión. A pesar de tener la exclusividad de un domingo en el calendario de la humanidad, ningún jugador de la NFL había conseguido llevar el nombre de su Liga a tanta gente: Tom Brady es el hombre que venció al Super Bowl.

josefgq@gmail.com