Cartas oceánicas

Tres generaciones

En 1997 Íker Casillas y Xavi Hernández levantan la Eurocopa Sub 17 de Alemania, dos años después ganan el Mundial Juvenil de Nigeria 1999 y al año siguiente, son medallistas de plata en Sídney 2000. Esa generación funda un proyecto que 16 años más tarde arroja dos Eurocopas de Naciones, 2008 y 2012 y un Mundial 2010. Desde entonces Casillas y Xavi no han dejado de formar parte de su selección nacional, son los únicos de aquel europeo infantil que se mantienen en la mayor, a la que solo cuatro entrenadores han dirigido durante todo este proceso: José Antonio Camacho (4), Iñaki Saéz (2), Luis Aragonés (4) y el actual, Vicente del Bosque (5). Todos han tenido como ley dar continuidad al trabajo del otro. Así fue como España perfiló ese estilo admirable que le hizo ganar todo. Encontró una generación triunfadora, con tiempo y sentido común la fue educando. En paralelo, Casillas y Xavi se iban convirtiendo en las piedras filosofales de sus canteras, antes de cumplir los 20 formaban parte del cuadro base de Madrid y Barça con varios partidos en Primera División, sobra decir, que también desde entonces, no han dejado de ser fundamentales en sus equipos. La trayectoria de estos futbolistas, líderes, capitanes y cracks de la selección española sirve para entender la cantidad de factores y voluntades entre clubes, directivos y entrenadores que deben alinearse para transformar la historia futbolística de un país. Solo dos jugadores llegaron al final del camino que los españoles empezaron en 1997, pero detrás suyo vinieron todos. Hoy, México tiene tres generaciones triunfadoras, 60 jugadores entre los 17 y 25 años están ahí, de Carlos Vela a Iván Ochoa nuestro país tiene un enorme talento que aprovechar. 

josefgq@gmail.com