Cartas oceánicas

La europeización de México

La selección mexicana más internacional de todos los tiempos remontó un partido contra Portugal, que renunció a su armonioso estilo durante la pasada Eurocopa. Los portugueses cambiaron un siglo de melancólicos ritmos de juego, por las fanfarrias de un título con un tonelaje apenas por debajo del Mundial. El campeón de Europa no ofreció mayores ideales, ni mejores condiciones al balón, que las presentadas por México, un cuadro que alineó un grupo de once jugadores criados, embarnecidos, instruidos o recargados en España, Alemania, Inglaterra, Portugal, Holanda y Francia: Ochoa 174 partidos, Salcedo 20, Reyes 86, Layún 87, Moreno 315, Herrera 150, Jonathan 155, Guardado 324, Jiménez 105, Chicharito 267 y Carlos Vela con 338 partidos jugados en Europa, promedian una edad de 27 años. Así que con una media de 180 partidos y 27 años por jugador, México ensaya su Mundial con un equipo titular en igualdad de condiciones frente a las grandes selecciones. Por primera vez en su historia, la selección ha superado el famoso roce europeo que siempre ha sido señalado como factor evolutivo de juego. En los últimos seis Mundiales, México arrancó con los siguientes llamados “europeos” en sus cuadros titulares: Estados Unidos 1994 Hugo y Luis García; Francia 1998 ninguno; Corea-Japón 2002 Márquez y Torrado; Alemania 2006 Márquez, Borgetti y Franco; Sudáfrica 2010 Márquez, Maza Rodríguez, Salcido, Osorio, Franco, Vela y Giovani; y en Brasil 2014 Ochoa, Herrera, Giovani, Moreno y Guardado. Juan Carlos Osorio perfila un equipo que individualmente, resulta muy equilibrado a nivel internacional. La cantidad favorece la teoría europea, solo falta que la calidad se asiente en un modelo mexicano de juego, esa mexicanidad, es la que ahora marcará diferencias. 

josefgq@gmail.com