Cartas oceánicas

En este futbol, un mes es una época

12 de enero; Cristiano levanta el Balón de Oro, está en su momento, no para de marcar goles, es aclamado por las rede sociales. Su equipo acumula 22 triunfos, bate todas las marcas, ha ganado el Mundial de Clubes y Ancelotti, es considerado un sabio. El ambiente entre jugadores de Real Madrid es perfecto. De cara a la segunda parte de campaña, se ven haciendo historia, levantando la undécima y arrasando en Liga. Se habla de triplete, se habla de Berlín y de una época (¿?). Mientras tanto al otro lado de la calle, el Barça entierra oficialmente la suya. Messi encabeza una rebelión en el vestuario, está enfrentado con el entrenador, no se hablan. Falta a un entrenamiento, culpa a una gastroenteritis, la noticia de su marcha al Chelsea se da por hecho. La directiva, en plena crisis, destituye al director deportivo, Zubizarreta abandona el club. Se reconfirma la sanción de FIFA y Puyol, firma su renuncia. Mientras el Barça sigue cayendo y sigue perdiendo, el presidente convoca a elecciones anticipadas. El entrenador tiene los días contados. Luis Enrique está solo y probablemente abandonado por los jugadores. Pasa un mes. 11 de febrero; Ancelotti ya no es ningún sabio, está eliminado en Copa, pierde la ventaja en Liga, el equipo no gana, es goleado, parece el fin de una época (¿?). Las redes sociales reclaman a Cristiano su falta de liderazgo, apenas marca en los últimos partidos. Los jugadores están divididos, reaparecen los clanes. El presidente filtra la candidatura de Zidane para sustituir al entrenador y FIFA los investiga. Ahora Berlín se ve más lejos de Madrid que de Barcelona, donde Messi está imparable, Neymar desatado, Luis Enrique es el técnico de moda y el Barça, juega como el de aquella época (¿?).

josefgq@gmail.com