Cartas oceánicas

Desde que el "football" se escribe futbol

El Liverpool de Bill Shankly, Bob Paisley, This is Anfield, The Kop, Merseyside, Melwood, One Night, el jugador número doce, el cartel de “no hay entradas”, las flores sobre el campo y el You’ll never walk alone, es el equipo más romántico del mundo. Supo embotellar sus tradiciones y lanzarlas al mar. A Liverpool siguen llegando fans de los cinco continentes convocados por el espíritu de un Club que cautiva desde el nombre. Su personalidad es irresistible. 5 Copas de Campeones de Europa, 18 Campeonatos de Liga y 40 títulos más, son el horizonte lejano de un pionero al que como muchas otras instituciones, el progreso le pasó por encima. En el ranking UEFA que encabezan Real Madrid, Barcelona, Bayern y Chelsea, el Liverpool ocupa el lugar número 43. Una posición ingrata para la historia del futbol que se alimenta de sensaciones como la suya. Lleva veinticuatro años sin ganar la Premier, diez sin figurar en Europa y dos años con nueve meses desde que levantó su último título, una Copa de la Liga derrotando al Cardiff. No hay Club entre los grandes con peores números que los suyos. Pero cada vez que juega, cuando Anfield ilumina la isla y su voz recorre los campos siempre sucede algo. El Liverpool es un milagro. Consigue meterse en la piel de aficionados, jugadores y rivales. Aún en sus peores años, los actuales, hay un respeto ancestral, casi mitológico por lo que significa. El futbol enfrenta esta semana dos Clubes prehistóricos, Liverpool con 122 años y Real Madrid con 112. Desde que el football se escribe futbol, el Madrid nunca ha ganado un partido oficial al Liverpool, más aterrador aún, tampoco le ha marcado un solo gol. La noche de Anfield será inmejorable para comprobar si sus fantasmas están en forma.  

 

josefgq@gmail.com