Cartas oceánicas

Campeón de Navidad

A la espera de un reporte completo de audiencia y un estudio comercial de las marcas que participaron de forma directa o indirecta durante la transmisión y sus derivados, la Final Navideña del futbol mexicano tiene serias opciones de convertirse en un novedoso producto para la televisión con derechos y sin ellos; las agencias de publicidad, los anunciantes y los medios de comunicación en general. Las fechas exactas no siempre coincidirán: para volver a jugar el partido decisivo del torneo un 25 de diciembre, habrá que alinear muy bien el calendario. Pero es factible, sobre todo, si la industria está dispuesta a alinear sus estrategia con los días de mayor consumo en el año. El partido más importante del torneo compitió en un horario de acceso al prime time, con lo mejor del inventario que tienen reservado para estos días los grandes canales abiertos y de pago. La programación navideña repleta de estrenos, programas especiales, el mejor cine reciclado y maratones de series, nunca había convivido con un evento deportivo nacional y en directo. El ejercicio, aunque casual, ofrece una buena oportunidad para desarrollar uno de los productos más atractivos del mercado. Falta saber si el público está dispuesto a aceptar las finales navideñas como una tradición, esto sería un verdadero e inesperado éxito. Mucho de lo que suceda en los próximos días con la interpretación de los números, tendrá que ver con el tipo de espectáculo que los equipos ofrecieron. El esfuerzo de promoción y producción sobre la Final, casual o no, fue correcto. Pero a final de cuentas el partido y las fuertes emociones que generó, en relación al significativo cambio de fechas, serán un factor decisivo para pensar si vale la pena volver a intentarlo. 

josefgq@gmail.com