Cartas oceánicas

Por fin cayó Guardiola


Arrollador en los primeros 15 minutos, 2 a 0, el Bayern confirmaba que con Guardiola tanto en Bundesliga como en Champions, toca más veces la pelota para generar casi el mismo número de llegadas que a estas alturas de sus campeonatos necesitaba Heynckes; un análisis sobre estilos de juego, tendencias y estadísticas que junto a Higinio Robles publicaremos próximamente en La Afición. En eso estábamos, contando los toques del invicto Bayern hasta que apareció el City con ese futbol a veces bucólico, como Pellegrini y otras arrebatador, como el de sus dueños y arrancó el invicto (2-3) en Múnich. 24 partidos, 15 de Liga, 3 de Copa y 6 de Champions tardó Guardiola en perder. Cayó el 27 de julio frente al Dortmund (2-4) en la Supercopa alemana y a partir de ahí, 18 victorias y solo 2 empates, contra el Friburgo 1-1 en la fecha cuatro y frente al Bayer Leverkusen en la fecha ocho de la Bundesliga. Nada mal para un equipo sobre el que pesa la comparación panteonera de quienes calculan el futbol. Guardiola tiene tantos seguidores como detractores, cuestión de liderazgo y de una herencia maldita en internet. Los culés seguirán aplaudiendo su juego y los madridistas regateándoselo, ambos, mayoría. Una vez concluida la primera fase de Champions el modelo 2014 del Bayern en relación al 2013, no solo es igual de efectivo y ganador, lo hace jugando diferente. Esto, en un entorno tan estricto como el del Bayern, poco habituado al elogio gratuito empieza a parecer un cambio cultural. Por ahora tiene la liga encaminada, con Dortmund a 10 puntos y Leverkusen a 4, está en cuartos de Copa y clasificado a octavos en Champions como primero de grupo. Pero tres títulos le recordarán diariamente los del almanaque a Guardiola, tres…