Cartas oceánicas

El intruso

Si la tarde tiene lógica, FIFA reconocerá a Cristiano Ronaldo como el mejor del mundo, una confirmación del Balón de Oro, -único premio con bouquet del futbol mundial- que entregó la tradicional France Football hace unas semanas. La elección, a cargo de capitanes y entrenadores de selecciones nacionales; el voto popular en internet condicionado por el fenómeno fan, y la participación de periodistas de todo el mundo, no arrojará sorpresas: Messi mirará a Cristiano recibir el premio de la misma forma que Cristiano ha mirado a Messi durante casi una década. La última vez que ninguno de estos futbolistas levantó el título del mejor del mundo fue en 2007, cuando Kaká jugando para el Milán aprovechaba el último resplandor del futbol brasileño venciendo precisamente a Cristiano (2) y Messi (3). Desde entonces, siete jugadores han sido vencidos por Messi o por Cristiano: Fernando Torres, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Frank Ribery, Manuel Neuer, Neymar y Antoine Griezmann. Hay que remontarse hasta 2006 para ver una terna en la que no aparezcan el argentino o el portugués: en aquel año mundialista Fabio Cannavaro venció a Gianluigi Buffon y Thierry Henry. Podría suponerse que la influencia del Mundial de la que escapan Messi y Cristiano jugaría en su contra, pero durante su década prodigiosa se han jugado dos: en 2010 el ganador fue Messi a pesar de los magníficos jugadores españoles que fueron campeones del mundo; y en 2014 el ganador fue Cristiano cuando un grupo de estupendos alemanes levantaron la copa en Maracaná. La cúpula del futbol mundial dominada por ambos requiere un intruso, pero no se asoma todavía un futbolista capaz de asombrarlos. Iniesta y Xavi, dos monstruos, se acercaron, pero ni así. Habrá que esperar su retiro. 

josefgq@gmail.com