Cartas oceánicas

El fenómeno Higuera

Desde su lanzamiento, el canal del Guadalajara es señalado por su falta de popularidad: Higuera fue acusado de mercader, traidor, apátrida y en una oportunista discusión de mercado, llegaron a llamarle antisemita. Esos jueces, utilizaron la popularidad de Chivas para erigirse como defensores de un pueblo desposeído de un aparente bien primario. La canasta básica del mexicano, dejó de ofrecer un servicio público que enriquecía a terceros a partir de la audiencia: el futbol es un contenido que levantó emporios privados en México. Pero el cambio de modelo fue visto como un sacrilegio cometido por una institución a la que sus intermediarios denominaron sibilinamente, Rebaño Sagrado. Ninguno de estos juicios afines al régimen televisivo, reparó en la libertad de la gente que estaba dispuesta a consumir los partidos de su equipo pagando precios razonables. Con una buena base de suscriptores a horas de su primera transmisión oficial, Chivas TV inaugura una era que la Liga Mx desaprovechó al no ser un organismo independiente, capaz de regular colectivamente los derechos de sus clubes. Quien piense que el valor de Chivas TV depende del número de personas que contraten el servicio, no ha entendido el fenómeno Higuera. Hay quien sigue creyendo en la tiranía del rating como eje rector del futbol: error de bulto. Higuera está levantando la base de datos más valiosa en la historia del futbol mexicano. Por ahora conoce el nombre, dirección, teléfono, IP, dispositivo, documentación, crédito e intenciones, de más de cien mil aficionados. Con una buena inteligencia comercial, pronto desarrollará un medio de publicidad personalizado, un servicio dinámico de contenido y un canal eficiente de comunicación único en el mundo.

josefgq@gmail.com