Cartas oceánicas

Facebook vs. Futbol

En algunos casos para bien y en otros para mal, la tecnología avanza más rápido que el deporte y los derechos que regulan su explotación comercial. Por un lado siguen existiendo las grandes plataformas que compran y distribuyen contenidos de forma tradicional, y por otro, cada vez son más comunes las grietas que la tecnología encuentra en esas plataformas para formar parte del negocio de los derechos de transmisión sin pagar un centavo por ellos. El caso más célebre fue el portal Roja Directa, que explotó ilegalmente transmisiones de televisión de múltiples compañías y ligas deportivas sin invertir en contratos ni costos de producción. Su éxito, como símbolo de la piratería deportiva, causó mucho daño en campeonatos cuyos derechos se valúan año con año en miles de millones de euros por el mundo. Roja Directa amenazó el ciclo comercial del futbol profesional: convirtió en gratuitos e ilegales, productos como la Liga, la Champions o la Premier, que se mantienen de los grandes pagos de derechos de transmisión en 5 continentes. Las leyes que protegen estos contratos, sobre todo en Europa, lograron desmantelar portales como Roja Directa. Pero como la tecnología avanza, decíamos, más rápido que el deporte y que las propias leyes, hoy este gran mercado se enfrenta a Facebook Live. Afortunadamente, la herramienta más popular de la red social está en manos de una compañía como Facebook que se encuentra dentro de la legalidad, pero mientras se regula su uso para estos efectos -facilitar la transmisión de partidos en directo tomados de la televisión a través de un dispositivo móvil- otra vez, la cuota de mercado que las grandes plataformas de pago planean para dar valor a los derechos de transmisión deportivos, se verá afectada. 

josefgq@gmail.com