Cartas oceánicas

El espíritu del 93’

La Copa América de Ecuador salvó al futbol mexicano. Eliminada en cuartos de su Mundial México 86’ y descalificada por falsificación de documentos rumbo a Italia 90’, la selección llevaba siete años olvidada: ni vendía ni competía. Aquella selección del 93’ que recuperó el prestigio sigue siendo la mejor que hemos visto. Es el único cuadro que repetimos de memoria: Campos, Ramón Ramírez, Claudio Suárez, Ramírez Perales, Raúl Gutiérrez, García Aspe, Nacho Ambriz, Benjamín Galindo, David Patiño, Zague y Hugo Sánchez. Entre Ecuador 1993 y Chile 2015, hay siete generaciones de futbolistas en Copa América dirigidas por ocho técnicos: Mejía Barón, Bora, Lapuente, Aguirre, La Volpe, Hugo Sánchez, Luis Fernando Tena y Miguel Herrera, que irá a su primera Copa con un equipo alternativo. Antes de la lista “B” del Piojo, México ha sido representado por 119 jugadores en su historia dentro de Copa América. Mucho tiempo, muchos jugadores. Leyendas como Hugo Sánchez y Rafael Márquez. Cracks como Galindo, Ramón Ramírez, Jorge Campos y Cuauhtémoc. Históricos como Luis Flores, Claudio Suárez, Borgetti, Zague, Luis García y Hermosillo. Lo mejor del futbol mexicano en las últimas dos décadas ha pasado por allí, incluso Giovani y Andrés Guardado. Que junto a Vela, Héctor Herrera y Chicharito -quienes nunca la han jugado-, podrían formar otra vez, un cuadro capaz de competir por el título después de tantos años. México jugará su novena Copa en Chile traicionando aquel espíritu del 93’ a partir del cual, la selección se volvió importante y se hizo de un cartel comercial y deportivo. Sigue sin creerse que este es el torneo más importante que México, sus jugadores y aficionados, pueden disfrutar después de un Mundial. 

 

josefgq@gmail.com