Cartas oceánicas

El espectáculo de la eliminatoria

Cuatro selecciones aprovecharon las eliminatorias para embarnecer un estilo que llegará muy sólido al verano del 2018: Alemania, Brasil, España y Francia, son en este momento las únicas favoritas, y con mucha diferencia sobre el resto, para ganar el Mundial. Renovadas por una generación de futbolistas que alegró sus convocatorias en los últimos tres años, estas canteras nacionales siguieron produciendo el talento necesario para mantener una escuela vigente. A una estupenda base de experimentados mundialistas compuesta por Iniesta, Ramos, Piqué, Busquets, Silva, Kroos, Özil, Müller, Hummels, Neuer, Dani Alves, Thiago Silva, Filipe Luis, Marcelo, Neymar, Benzema, Griezmann, Pogba o Varane, se han agregado con gran sentido de la oportunidad jugadores como Isco, Asensio, Morata, Saúl, Suso, Kimmich, Ginter, Goretzka, Brandt, Emre Can, Werner, Dembélé, Mbappé, Umtiti, Rabiot, Lemar, Coutinho, Casemiro, Marquinhos o Gabriel Jesús. Españoles, alemanes, franceses y brasileños, trabajaron la transición de ciclo mundialista con éxito. Esa mezcla de veteranía y juventud, vital para mandar en un Mundial, las convierte en equipos con un alto sentido de madurez y evolución: no envejecieron, crecieron. Con todo un año por delante para detallar sus cuadros titulares, puede decirse que Alemania mantiene la energía, el orden, la circulación y la delicadeza frente al marco que la hicieron campeona mundial; España recuperó la hormona del medio campo que domina rivales y gana partidos; Francia mejoró la fórmula de la dinamita en ataque; y Brasil reconstruyó su centenaria idea del juego a partir del talento natural de su cantera reciclable. En medio de estas largas y aburridas eliminatorias, estos cuatro equipos fueron el único espectáculo.

josefgq@gmail.com