Cartas oceánicas

Señales de pasión

El regreso de Dodgers a la Serie Mundial, destapa un viejo cliché del aficionado mexicano que influenciado por la televisión: se volvió americanista, le va a los Dodgers, al Real Madrid, a los Vaqueros de Dallas, a los Lakers y a la escudería Ferrari. Sin generalizar, un buen segmento de aquella generación de niños y jóvenes de principios de los ochenta, creció mirando las transmisiones que llegaron a México a través de Televisa y Canal 13, donde la figura de Valenzuela con Dodgers y Hugo Sánchez con el Madrid, fueron fundamentales para impulsar el negocio de compra y distribución de derechos deportivos en nuestro país. Antes de la irrupción del Cable, los canales 2, 4 y 5, transmitían en exclusiva las Grandes Ligas y los partidos del América; la temporada de la NFL se dividía entre Conferencia Americana para Televisa, con Pittsburgh como gran protagonista; y Conferencia Nacional, cuyo gran rival los Vaqueros de Staubach y Dorsett solo podían verse por el 13. El canal estatal además contaba con la exclusividad de la NBA, en la que los Lakers del Magic y Abdul-Jabbar, representaban la franquicia más vanguardista de la época. El 13 solo tenía dos equipos del futbol mexicano: Pumas y Monterrey, y en ocasiones el Guadalajara; pero completaba su programación deportiva con las transmisiones de F1, que incluían la organización del Gran Premio de México financiado por los hermanos Abed, y los primeros partidos de la carrera de Hugo Sánchez en España con el Atlético, que pasaron a Televisa cuando Hugo firmó con Real Madrid. A cambio, Canal 13 consiguió los derechos del Calcio, ampliando el mercado de las transmisiones de futbol internacional en México, que la Femexfut intentó prohibir los domingos por la mañana; tema de otra columna.  

josefgq@gmail.com