Cartas oceánicas

La distancia entre Zúrich y Nyon

La emotiva Supercopa jugada por Sevilla y Barça inauguró una larga temporada europea que terminará el 28 de mayo con la final de Champions en San Siro, y el 10 de julio con la Final de la Eurocopa de Naciones en el Stade de France. La UEFA garantiza a todos sus integrantes una correcta calendarización que permite a clubes, selecciones y aficionados gozar de sus mejores cuadros en los momentos más importantes de la campaña. El año del poderoso futbol europeo que arrancó ayer, tendrá un atractivo más: FIFA elegirá a Platini en febrero y la UEFA, nombrará un nuevo presidente. Se trata del gran asalto de Nyon a Zúrich. Inventores, pioneros y fundadores de los grandes organismos deportivos, los europeos llevan más de cuarenta años anhelando recuperar el control del futbol mundial. Desde que Stanley Rous abandonara la presidencia de FIFA, Europa tuvo que refugiarse en sus territorios de los constantes ataques de Havelange y Blatter, su heredero, que sin proponérselo, impulsó la modernización de la UEFA y sus competiciones hasta convertirlas en un temible oponente en el mercado. Champions y Eurocopa, dos de los cinco grandes productos del futbol mundial, acaparan buena parte de las audiencias, patrocinios, difusión y credibilidad en los medios internacionales. No hay mejor torneo de clubes que la Champions y no hay torneo de selecciones con mejor nivel que la Eurocopa. Lo interesante del año futbolístico que arranca será observar en paralelo a estos eventos, qué movimientos, cambios y decisiones tomarán los dirigentes europeos para rehabilitar un deporte que a solo 250 kilómetros de sus oficinas en Nyon, parece tan distinto en términos deportivos, legales y comerciales, de acuerdo con la lejana visión de Zúrich.

josefgq@gmail.com