Cartas oceánicas

La deuda de Lopetegui con Reyes

El tercer gol del Bayern, 3-0 Lewandoski, cae después de veintisiete toques. Hasta el momento es el gol más elaborado de la Champions 2014-2015. Una jugada de veintisiete toques de balón que arrancó en campo propio, fue y volvió, atrajo y sedujo, y donde los tres últimos: apertura al costado, centro voleado y remate de cabeza, no tocan el suelo. Es la mejor colección de pases del torneo. El gol de Lewandoski que desapareció al Porto con un absoluto dominio de la situación en apenas 26 minutos, sirve para entender lo que enfrentó Diego Reyes el tiempo que se mantuvo en el campo: un equipo imperial con el balón. Señalado durante el partido por su posición de lateral, la verdad es que muy poco podían hacer Reyes o cualquier otro que hubiese pasado por allí. Para muestra el alarmante cambio de Lopetegui. Quita a Reyes por Ricardo al minuto 32, pero al 35’, estaba cayendo el cuarto y cuatro minutos después, el quinto. El Bayern estaba jugando un partido perfecto. Con posesiones tan largas como la del tercer gol, era imposible que el Porto tuviese algo parecido al control del juego en cualquiera de sus líneas. Se insistirá de todas formas en la polémica alineación de Reyes. Debutante en fase final de Champions, durante unos cuartos decisivos, encerrado en el Alianz Arena y con el Bayern dentro. Hasta ayer, Reyes había jugado 477 minutos en 7 partidos. Uno de eliminatoria, dos de Liga y cuatro de Copa. La alineación de Reyes fue temeraria, pero no debería tener consecuencias en su futuro a pesar de la dureza de esta derrota. La mejor forma de superarla es seguir jugando. Lopetegui es un estupendo técnico con los jóvenes, ahora está en deuda con el defensa y lo sabe. A partir de aquí Reyes jugará mucho más. 

josefgq@gmail.com